Uno de los mellizos nació muerto… ¡Cuando su madre lo tomó en brazos, pasó algo increíble!

La australiana Kate Ogg y su marido David se consideraban la pareja más afortunada del mundo desde que se enteraron de que estaban esperando un hijo. Intentaban aumentar la familia desde hacía tres años, así que su felicidad llegó al auge cuando el médico les comunicó que iban a tener gemelos. Desde aquel momento empezaron a planear su vida pensando en los cuatro. No veían la hora de poder ver y abrazar a sus tesoros.

Read More...