Esta pareja buscó ataúd para su hijo que estaba por nacer

Cada vez que se sabe del nacimiento de un niño es motivo de alegría, emoción, felicidad y mucha unión, todos los sentimientos florecen.

Cada día los padres se emocionan al ver que la barriga va creciendo, comienzan arreglar la habitación arman la cuna, juntan sus juguetes, guindan la ropa, impacientándose por querer ver a su hijo, cargarlo, abrazarlo, besarlo, darle todo el amor que se reprime durante los nueve meses de la dulce espera.

Sin embargo, no todos los padres tienen la oportunidad de compartir el crecimiento del tan anhelado hijo, existe una pareja Deidrea y T.K. que en vez de escoger una hermosa cuna se dirigieron a una funeraria a comprar un ataúd. Al realizar el ultrasonido de rutina en la semana número 20 se conoció de una rara anomalía del ADN, que su bebe padecía trisomía 13, indicándole su doctor que los niños con esta enfermedad solo viven horas después de nacer, por lo que les informó que podían interrumpir el embarazo.

Deidrea y T.K.   se negaron a esa posibilidad a pesar de su gran frustración e incertidumbre quisieron tener la dicha de conocer al producto de su gran amor. Sufrían mucho cuando escuchaban a los demás padres hablando emocionados de su recién nacido,en oportunidades hasta lloraban. Las críticas no se hicieron esperar al escuchar el relato de aquellos padres,a los que juzgaban diciendo:“Como traerían un bebe al mundo, para que muera en minutos”“que ellos no podrían soportar tanta tortura”. Para ambos lo más doloroso fue aquella visita a la funeraria.

Llego el momento nació él bebe, al ver a su hijo se llenaron de felicidad y comentaron como creció con respecto al primer ultrasonido.

Cuando se lo colocaron en el pecho de la madre entre llantos ycaricias se les hizo un nudo en la garganta, el dolor era tan grande porque no podían solucionar aquella terrible enfermedad.

Thomas es el nombre de aquel pequeño que solo vera el inmenso amor de sus padres durante el poco instante que estará con ellos, comentaron que “Thomas es afortunado porque no tendrá castigos ni regaños”.

Al segundo día de nacido Deidrea y T.K.  se llevaron a Thomas a su casa, a pesar del tratamiento y todos los implementos necesarios para su enfermedad Vivian en completa zozobra por no saber qué tiempo lo tendrían con ellos.

Comenzó a tener fallos en sus órganos la resistencia de Thomas era cada vez más difícil, los problemas renales y respiratorios no se hicieron esperar. Los padres supieron que llegó el momento de despedirse de su bello bebe, le explicaron a su hijo la felicidad que trajo en esos 5 días sonriendo cerró sus ojitos quedando dormido.

Comparte esta historia.

Compartir Esto:
Loading...