Esposo y su amante se burlan y llaman a la esposa gorda, lo que hace entonces nadie se lo esperaba

Eran pareja desde hace 17 años, habían construido su vida juntos y acababan de ser padres de una niña.

Estaba claro que esta historia de amor iba a durar duraría la vida. O al menos así lo creía Betsy Ayala….hasta dos días antes de la navidad del año 2013.

Betsy descubrió a través del teléfono móvil de su marido que éste no solo tenía un relación con otra mujer sino que ésta y su marido se burlaban de ella en secreto. Y entonces tomó una decisión –que iba a cambiar su vida para siempre.

Fue como un puñetazo directo al estómago. Betsy Ayala, quien pesaba 120 kilos después de dar a luz a su hija unos meses antes, luchaba intensamente para bajar de peso ….y entonces vio esto.

En el teléfono móvil leyó un mensaje secreto que ponía en evidencia que su marido le era infiel con una colega. Pero además tanto el marido como la amante hablan de ella a sus espaldas.

– Estaba destrozada. Encontré varios mensajes en Facebook donde me llamaban vaca y fea además de hablar mal de mí. Mi mundo se derrumbó, comenta Betsy Ayala a Honey.

Todo desapareció
Todo por lo que Betsy había luchado con fuerza, su relación, el bebé, las dietas de peso, todo desapareció en un momento.

Pero en vez de quemar la casa, escaparse con su hija o tomar una medida drástica de venganza, Betty encontró en ella misma otra forma de canalizar su energía.

– Lloraba en cada sesión de entrenamiento. Y entonces decidí que debía cambiar por mí y por mi hija. Quería que se sintiera orgullosa de su madre y quería ofrecerme de ejemplo para ella, cuenta Betsy Ayala a Honey.

No se rindió
El marido y la amante no iban a tener la última palabra.

Y Betsy, quien había luchado contra su obesidad desde niña, decidió cambiar radicalemente sus hábitos y costumbres.

Comenzó a adelgazar al dejar de comer comida basura y empezó a entrenar con su hermana.

El entrenamiento le ayudó
Muy pronto Betsy se dio cuenta de que el entrenamiento le ayudaba a canalizar su ansiedad de otra forma.

Comenzó a hacer gimnasia, correr, levantar pesas en el gimnasio. Y un par de años más tarde …el cambio fue total.

¡Betsy no solo había perdido la mitad de peso – también comenzó a trabajar como entrenadora personal ayudando a otros en la misma situación!

“Lo mejor que me podía haber pasado”
Betsy hoy es una persona distinta tanto exterior como interiormente. Ve el mundo de manera diferente. Además se siente orgullosa de sí misma – y es la madre que quiere para su hija.

Está agradecida por la devastadora experiencia sufrida con su ex.

– Creo honestamente que fue lo mejor que me podía haber pasado, Esa experiencia me hizo un favor. De lo contrario nunca hubiera llegado hasta aquí, añade Betsy Ayala a Honey.

Estoy muy contenta por Betsy, ella ha sabido recuperar la confianza en sí misma. Se siente bien con su nuevo aspecto. Y lo más importante es que se siente mejor en su interior. ¡Esto es lo primordial!

Comparte la historia de Betsy y muestra a todos que uno no debe nunca abandonarse y dejar de creer en sí mismo, a pesar de lo duro que pueda parecer. ¡Tras el dolor siempre hay algo positivo, no lo olvides!

Compartir Esto:
Loading...