10 cosas que nadie te había dicho sobre estar casado

Conscientes de que a veces nuestras expectativas relacionadas con estar casados están bastante desarraigadas de la realidad, queremos desmentirte un par de mitos al respecto. Con cada vez más frecuencia, al notar que algo está mal en su relación conyugal, la gente de inmediato se pone a pensar en el divorcio en vez de buscar la fuente de sus problemas. Estás a punto de enterarte de las 10 cosas que nadie nunca te había dicho sobre este delicado tema. ¡Toma nota!

1. El matrimonio no te completa

Si, al igual que la mayoría de las personas románticas crees en lo contrario, y también usas expresiones tales como “mi otra mitad” o “media naranja”, mejor deja de hacerlo. El matrimonio consiste de dos personas que, más que nada, juntos, forman una tercera, llamada UNIÓN. Entre marido y mujer, uno más uno no equivale a dos, sino a tres. Las dos partes quedan igualmente responsables el uno por el otro.

586b7ce35f31c_ipurestockxtwo778944

2. No siempre vas a sentirte atraído por tu pareja

Cuando pasa esto, la mayoría de la gente entran en pánico: vivimos en una cultura basada en la imagen, y de los medios aprendemos que si no nos sentimos salvajemente atraídos por nuestras parejas, somos raros o estamos enfermos. Todo esto es pura mentira. Durante la vida, podemos ver a nuestras parejas en un sinfín de situaciones y es normal que no siempre lo encontramos “ideal”…

586b7c7d41dca_ipurestockxthree402773

3. No siempre vas a querer a tu pareja

Seamos sinceros: habrá días cuando te van a dar rabia sus chistes malos, y él va a encontrar tus carcajadas más fastidiosas que pasar las uñas por una pizarra. Esto suele ocurrir cuando pasamos todo nuestro tiempo con otra persona. No nos importa si sucede entre amigos o con familiares, aunque nos parece impensable en relaciones de pareja. NO. No es cierto que tenemos que venerarnos sin parar y que todo lo que tenga que ver con nuestra pareja nos tiene que gustar.

586b7c8b67886_ipurestockxthree634623

4. Enamoramiento es un estado que no dura para siempre

Según el esquema romántico, una vez que encuentres al “único”, te enamoras de él y los dos vivís felices… Lo que nadie nos cuenta es que, en algún momento, el enamoramiento se nos pasará. Desde luego, si esto termina siendo parte de tu relación, ¡no quiere decir que está condenada al fracaso! Mientras que algunas personas lo ven más patente que otras, este transcurso no tiene que tener nada que ver con el éxito matrimonial.

586b7e5e6e8ea_ipurestockxthree580539

5. El amor puede aumentar con tiempo y esfuerzo

A menudo creemos que uno puede estar enamorado o no, y no hay nada en el medio. Además, nos parece que el amor se puede medir y convertir en algo fijo (que podemos demostrar a través de preguntas, tales como: ¿Amas a tu pareja lo suficiente?). La verdad es que lo que sentimos al principio de la relación no es lo máximo a lo que podemos llegar. El verdadero amor aumenta con el paso del tiempo: al comienzo es como un jardín vacío que requiere atención y cuidado, y sólo cuando está siendo regado y mantenido bien, puede florecer durante varias décadas.

586b7e7087287_ipurestockxthree403183

6. No tienes que sentir el amor para poder darlo

Viviendo en nuestra cultura, que supone que el amor es solamente un sentimiento, es sumamente dificil no confundirse una vez que las sensaciones y los sentimientos hacia otra persona empiecen a desvanecerse. En situaciones así, está bien aferrarse a la regla “imítalo hasta que te salga”, e incluso si no tenemos nada de ganas de saludar a nuestros cónyuges con un beso por las mañanas, seguir haciéndolo.

586b7f3b82217_ipurestockxthree704830

7. Relaciones carnales son actos sagrados de dar y recibir

Es un poco triste que con frecuencia no contamos de ningún tipo de guia relacionado con este tema tan delicado. En vez de basarnos en cosas sólidas, recurrimos a los medios de comunicación que, muy a menudo, nos ofrecen la imagen muy tergiversada de la realidad de la alcoba. Las relaciones basadas en sentimientos verídicos no expresan nada más que el amor, el cariño y el acto de la conexión entre los cónyuges.

586b7f433cd1f_ipurestockxthree700033

8. El matrimonio sirve para que te desarrolles

El matrimonio en general raras veces se puede describir con la frase “vivieron felices y comieron perdices”: tampoco es el final de tu camino, el punto de descanso ni el lugar de la eterna felicidad. Es una de las experiencias más desafíantes y gratificantes que podemos vivir los seres humanos y como tal, sirve para cambiarnos (para mejor). La persona a nuestro lado va a enriquecernos y hacernos distintos, por lo cual vale la pena pensar dos veces si esto es lo que queremos.

9. Tu comportamiento en las relaciones demuestra tu actitud hacia el matrimonio

Si has podido contar con el ejemplo de un matrimonio sano, probablemente vas a saber manejar el tuyo bien, y de forma natural. Pero si te ha tocado todo lo contrario (críticas, peleas, discordia, distanciamiento o acoso), vas a tener que luchar contra ello durante mucho tiempo. Si tu pareja te quiere, el esfuerzo que vas a tener que poner para ganar con los malos patrones, traerá frutos más pronto de lo que esperes.

586b7ff6b5fe6_ipurestockxthree080339

10. Vivir con hijos estresa

Así es: estresante, abrumador, rico y hermoso… y puede marcar inclos los matrimonios más fuertes. En realidad, es un pequeño milagro que las parejas sean capaces de manejar su relación incluyendo en ella a los niños (teniendo en cuenta la cantidad de tiempo y atención que requieren los benjamines de la familia). Sin embargo, el hecho de ser padres a muchos les ayuda a darse cuenta de la importancia de los momentos pasados a solas, o juntos.

 

Compartir Esto: