¿Usar la mascarilla negra? Estos son los pro y contras

Usuarios de internet comparten sus fotos usando la mascarilla con sus opiniones

Internet está “inundado” de personas con una parte de la cara cubierta por una mascarilla negra que promete deshacerse de los puntos negros en el rostro. Si bien es cierto que a nadie le gustan esos horribles puntos y en la mayoría de los casos esta mascarilla sí los retira, aplicarse esta fórmula puede ser un grave riesgo.

Las opiniones se encuentran divididas en este tema, hay quienes dicen que si les funcionó y quienes aclaran de manera tajante que nunca la usarán de nuevo, para que te des una idea y puedas elegir si usarla o no… Estos son los pro y los contra de la famosa mascarilla negra:

La mascarilla efectivamente retira los puntos negros de la piel y el exceso de grada si se aplica correctamente.
Tensa la piel y vuelve radiante la piel del rostro. Además, remueve el exceso de grasa.
Puede utilizarse en mentón, mejillas y frente. Algunas marcas contienen ingredientes como minerales y magnesio para mantener la piel hidratada.
Es económica y se puede realizar en casa, pues no requiere más intrumentos que nuestras manos y tener la mascarilla.
La doctora Paloma Cornejo explicó para el portal S Moda, de El País que hay un mito de que este tipo de mascarillas suele doler, pero no es así, “(Existen) mascarillas que se secan y se retiran de una vez como una película, y las hay muy agradables y seguras. Estas particularmente usan el mismo nombre pero son una auténtica agresión” (S Moda)


La mascarilla no se absorbe en la piel ni se limpia, por tanto retirarla puede ser muy doloroso y llevar a las lágrimas como mínimo. En casos extremos, puede producir ardor y heridas en la cara que desaparecen en dos semanas, pero mientras tanto, no podrás usar otro tipo de maquillaje ni mascarilla en la piel afectada.
Luego de la dolorosa retirada de la cara, los puntos negros seguirán apareciendo al paso del tiempo ya que deja los poros abiertos, lo que hace en realidad esta mascarilla es exfoliar la cara de manera abrasiva, lo que queda de color blanco en la mascarilla al retirarla son en realidad partes de nuestra piel.
El uso constate de este tipo de mascarillas para la piel (las que irritan) pueden desarrollar en las caras con predisposición, un brote de cuperosis o rosásea que es piel extremadamente sensible con rojeces en mejillas y mentón.
La dermatóloga Mayte Truchuelo comentó a S Moda de El País, que al arrancar este tipo de mascarillas en realidad “retirando la capa más superficial de la capa córnea [la barrera externa de la piel]. De ahí los restos blanquecinos que vemos. Pero el punto negro va a seguir estando o rellenándose de queratina en breve”.

Compartir Esto:
Loading...